El Sorprendente Cambio De Rostro De Una Chica Dejó Sorprendidos A Sus Padres

Muchas culturas consideran que las personas deben aceptar con dignidad todo lo que les sucede en la ...

Muchas culturas consideran que las personas deben aceptar con dignidad todo lo que les sucede en la vida, sea bueno o malo en todos los aspectos de la vida. No obstante, el ser humano es brillante y siempre inventa, diseña y regala vida a través de sus obras de caridad.

Muchas historias llueven en las redes sociales de personas que tienen una condición física muy impactante, no obstante, demuestran llevar una linda personalidad a pesar de su problema, logrando saber llevar la vida y robando los corazones de muchas personas que brindan su colaboración económica para hacerles su vida más fácil.

Anuncios

Hoy, te relataremos la historia de Zubaida Hasan una pequeña que vivía junto a su familia en una pequeña aldea en Afganistán. La niña cuando tenía 9 años de edad sufrió un terrible accidente que la atrapó en unas llamas que le quemaron gran parte de la cara, pecho y otras partes del cuerpo. Lo más notorio fue el rostro, pues se le derritió hacia su pecho.

La Niña Que La Suerte Le Cambió El Rostro




Los padres de la niña desesperados tocaron la puerta de todos los hospitales locales del país, pero en ninguno tuvieron ayuda. Pero, un padre jamás se rinde, por lo que probaron suerte en una base militar de Estados Unidos (base que había invadido aquel país luego del atentado de las torres gemelas)

Los soldados estadounidenses impactados con el caso y de ver a la niña que medio comía o podía dormir decidieron llamar a un cirujano plástico especializado en las personas quemadas y quien vivía en Los Ángeles, el doctor Peter Grossman.

Anuncios

La pequeña viajó con su papá y la ayuda de los estadounidenses a reunirse con el doctor y su equipo que decidieron tomar la decisión de tratar su caso, a pesar que sabían que entre tantas operaciones se estaría estimando un tiempo de 3 años.

El equipo tomaba piel de diferentes partes del cuerpo de la niña, para que de esta manera el cuerpo no rechazara los nuevos injertos en el rostro; de esta manera, poco a poco la pequeña Zubaida fue teniendo forma en su carita.



El doctor Grossman fue teniendo un lazo muy especial con la niña, por lo que no dudó ni un segundo en ofrecerle cuidados a la niña junto a su esposa, mientras el padre de la pequeña tuvo que regresar a su país. De esta manera, el cirujano y su esposa llenarían momentáneamente el vacío de no haber tenido hijos y la pequeña recibiría los tratamientos que aún debía cumplir.

La pequeña poco a poco empezó a llevar una vida normal como toda niña a esa edad, tenía amigas en la escuela donde asistía en California, empezó a llamar al doctor y a su esposa “mami y papi”, además celebró su cumpleaños número once que coincidió con su operación número diez.

El tratamiento se predijo que sería de tres años, pero en realidad en el primer año ya la niña estaba lista para volver a su país con su familia, la niña junto al doctor volvió a su hogar y la sorpresa para sus padres y amigos no se hicieron esperar, al igual que las lágrimas.

El doctor Grossman muy emocionado y con mucha pena tuvo que despedirse de su pequeña, le dijo antes de irse: “Si me entero que te casaste a los trece, vendré a golpearte el trasero”.

Aún quedan ángeles en la tierra.

Comparte la emotiva historia de esta pequeña.

Related

Curiosidades 1412704628373581738
Deja Tu Comentario

SÍGUENOS EN FACEBOOK

LO MÁS VISTO

LO MÁS RECIENTE

item