¿TE GUSTARÍA TENER UNA NARIZ ELECTRÓNICA?

Foto Crédito: Pixabay
Mientras departimos en nuestra sociedad, sentimos como el olor invade nuestro ser; es esa sensación resultante de la recepción de un estímulo por el sistema sensorial olfativo. El término indica tanto la impresión que se produce en el olfato, como lo que es capaz de producirlo. El olor se genera por una mezcla compleja de gases, vapores y polvo, donde la composición de la mezcla influye en el tipo de olor percibido por el receptor.

También podría interesarte: ¿QUÉ TAN BIEN TE CONOCEN TUS AMIGOS?

Aquello que no podemos percibir por el olfato se denomina inoloro. El término fragancia o aroma es usado principalmente por la industria de alimentos o cosméticos para describir un olor placentero, y es comúnmente usada para referirse a perfumes. Los olores corresponden al fenómeno objetivo de los elementos disueltos en el aire, aunque, como en otros sentidos, varios factores psicológicos pueden desempeñar cierto papel en la percepción de los mismos.

Con la gama tan alta de olores es difícil  caracterizarlos, comúnmente se hace una asociación de descriptores. Esta metodología puede ser útil para caracterizar olores muy diferentes. Por ejemplo olor "floral" o "a medicinal" o "a tierra mojada". Diferenciar estos olores es relativamente fácil para una gran parte de la población y pueden servir para caracterizar a ciertos olores, aunque no es una herramienta válida cuando el carácter de los olores es muy próximo entre ellos.

En nuestros días, la tecnología juega un papel determinante, y esta área no ha sido la excepción, se ha creado un instrumento que habitualmente suele llamarle la nariz electrónica la cual en  realidad es un instrumento de medida, que consta de un grupo de sensores y un software de interpretación de señales. Las narices electrónicas no huelen, de ahí que sea incorrecto denominarlas "narices". Estos instrumentos identifican "señales" que después un operario o software identifican como "olores". Es necesario por tanto una validación de las señales mediante la olfatometría clásica.

No obstante, las narices electrónicas podrían demostrar una cierta utilidad en determinados procesos industriales para la monitorización de gases. Existe numerosa bibliografía al respecto, la mayoría de ésta realizada por los fabricantes de estos dispositivos electrónicos, en la que se indica que existe una fuerte correlación entre la señal de estos instrumentos y la identificación de aparición de quejas/reclamos en la población. Sin embargo esto no ha sido del todo verificado, ¿será que en el futuro tendremos narices electrónicas?

Déjanos tus comentarios... son muy importantes para nosotros.
Deja Tu Comentario

SÍGUENOS EN FACEBOOK

LO MÁS VISTO

LO MÁS RECIENTE

item