¿SEREMOS LOS HUMANOS HIJOS DE LAS ESTRELLAS?

Foto Crédito: commons.wikimedia.org
En ocasiones buscamos el porqué de nuestras vidas, para que fuimos puestos en este planeta y hacia donde se versa el desenlace de este viaje llamado vida; algunos escritores se han atrevido a plasmar sus ideas desde las perspectivas más increíbles que podemos imaginar, uno de estos escritores es Sitchin.

También podría interesarte: UNIVERSOS PARALELOS

Este interpretó las traducciones en lenguas modernas de los textos escritos en varias tablillas de arcilla que se encuentran en distintos museos del mundo. Según esta interpretación, habría que hablar de una nueva versión de la creación humana, según la cual seres extraterrestres serían los responsables del inicio y la evolución de la especie humana mediante intervención con ingeniería genética.

Estas interpretaciones han sido desacreditadas por expertos en lenguas antiguas. Así, el experto en lenguas antiguas Michael S. Heiser ha encontrado multitud de errores e inexactitudes en las traducciones de Sitchin, mientras que el profesor Ronald H. Fritze, en su libro Conocimiento inventado: Falsa Historia, Falsa Ciencia y Pseudoreligión, menciona como ejemplo de falsificación histórica la afirmación de Stichin de que el signo sumerio Din-Gir significa "los puros de los cohetes humeantes", añadiendo que la asignación de significados a palabras antiguas por parte de Sitchin es tendenciosa y frecuentemente forzada.

Fritze también critica la metodología de Sitchin, asegurando que "cuando los críticos han comprobado las referencias de Sitchin, han encontrado este cita frecuentemente fuera de contexto, o trunca sus citas para distorsionar la evidencia y probar sus afirmaciones. La evidencia es presentada de forma selectiva y toda evidencia contradictoria es eliminada".

Fue autor de las «Crónicas de la Tierra», una serie de 7 libros en los que expuso el resultado de sus investigaciones: El 12. º Planeta (presentado en 1976) fue el primero de ellos. Además de estos ejemplares, 7 volúmenes más acompañan a la serie, añadiendo estudios recientes, descubrimientos y exposiciones nuevas acerca de sus teorías.

Sus reinterpretaciones provocaron muy diversas reacciones. Según su reinterpretación de las traducciones realizadas por los expertos en lenguas sumerias, acadias y asirio-babilónicas, existe en el Sistema Solar un planeta llamado Nibiru que se acerca cada 3600 años, provocando cambios positivos o catástrofes. El tamaño y la órbita con la cual Nibiru ("Planeta del Cruce" traducido) ingresa a nuestro Sistema Solar (a favor de las agujas del reloj, contrario al resto de planetas), serían los causantes de tales eventos.

Según las teorías de Sitchin basadas en sus reinterpretaciones y en lo que cree que debe leerse en los escritos sumerios sobre el origen del planeta Tierra, Nibiru (Marduk para los Babilonios) fue capturado por la órbita de Neptuno (EA). Ingresó en nuestro Sistema Solar contrariamente al sentido en el cual giran los demás planetas (en contra de las agujas del reloj) y varios de los satélites del "planeta intruso" impactaron con la Tierra (Tiamat) partiéndola en dos, y desplazándola de su órbita natural. Con el tiempo, nuestro planeta, iría adquiriendo la forma como lo conocemos hoy día, y los restos de la colisión serían el Cinturón de Asteroides.

Según dice Sitchin, en los textos sumerios se hablaría de una raza extraterrestre (los Anunnaki), que habrían creado a los humanos para que trabajaran como esclavos en sus minas de África (y en otros lugares de la tierra como América del Sur y Mesoamérica), con el fin de obtener minerales y metales, principalmente oro. Pero lo cierto es que ni siquiera existe el término Anunnaki en todo el léxico sumerio y asirio-babilónico. Es una viejo error de lectura de los primeros estudiosos de tales lenguas que hace ya muchas décadas, incluso antes de Sitchin empezar a escribir sus libros, que ya había sido descubierto y corregido.

Según su reinterpretación, los de "cabeza negra" de Sumeria fueron creados por esos seres, al mezclar las esencias de vida del hombre/mujer simio y los Anunnaki. El proceso consistía en «fijar» sobre la criatura ya existente la «imagen» (la composición genética, interna) de los Anunnaki; es decir, implementar mejoras en el hombre/mujer simio mediante manipulación genética y, adelantándose así a los acontecimientos evolutivos, darle vida al «hombre», al Homo Sapiens. El término cabezas negras es el autónimo que los sumerios utilizaban para referirse a ellos mismos. Se veían así mismos como esclavos al servicio de los dioses, que los habrían creado para que trabajaran para ellos.

Sin embargo basta decir que algunas declaraciones de los estudiosos de las tablillas antiguas no poseen un carácter general absolutistas pues estas se prestan para diferentes reinterpretaciones con el pasar del tiempo y el avance de los métodos científicos en sus investigaciones. 

¿Crees que fuimos creados por extraterrestres? Deja tus comentarios
Deja Tu Comentario

SÍGUENOS EN FACEBOOK

LO MÁS VISTO

LO MÁS RECIENTE

item